Ovejas descarriadas

Son tantos los niños sin familia ni protección, a lo mejor vendidos, niños esclavos, niños soldados, niños prostituidos, todavía existen dos millones de menores explotados sexualmente y quince millones de niños no identificados, niños de la calle… millones de niños hambrientos de pan y de cariño

 

Los ancianos son cada vez más numerosos en el mundo rico pero menos valorados, quizá abandonados, solos con sus recuerdos, entristecidos, considerados como una carga.

 

 

 

 

Los enfermos viven en su mundo de dolor, en el cuerpo o en el alma; no tiene medida. ¡Cuántos miedos, cuánta agonía, cuánta cruz! Y las personas limitadas, deficientes, imposibilitadas… sienten el menosprecio

 

 

 

Los jóvenes andan desorientados, descarriados, desatendidos. Se alimentan muchas veces de pastos envenenados. Muchos jóvenes vacíos, in trabajo, sin familia.

 

Los emigrantes y refugiados viven un éxodo dramático, se les cierran las puertas y se les alzan vallas, no encuentran acogida y el bienestar que esperaban en una tierra prometida, acogedora, respetuosa… se topan con el engaño, el abuso, el olvido…

 

 

 

 

Adaptado de Como quien alza a un niño (Os 11,4) Cuaresma y Pascua 2006. Cáritas Española.

Los transeúntes con su desarraigo a cuestas, los drogadictos y enfermos de Sida, las prostitutas (legalizadas o no) y todos los pobres, aunque a veces los queramos clasificar en tipos

Anuncios

~ por rafapalomera en 6 mayo, 2006.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: