Una viejecita muy joven

Una viejecita

muy joven

 

Hoy he cogido el autobús 64 para ir al Raval. En él
viajaba una viejecita muy hermosa. Sí, tenía unos ojos grades, muy vivos. El
pelo blanco, blanquísimo. Vestía muy elegante. Ha notado que la miraba y me ha
sonreído. Me ha parecido que rezaba el rosario y yo le he enseñado que también
desgranaba avemarías y ha vuelto a sonreírme.

 

Se ha bajado antes que yo y no hemos hablado.
Tampoco sé si volveremos a coincidir en el autobús, pero me gustaría hacer
amistad con ella y decirle que somos jóvenes siempre si queremos serlo.

Vivencias
de HAL, 142. Abril 2006.

Anuncios

~ por rafapalomera en 3 agosto, 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: